waking-life-theory-vs-action

Theory vs. Action

Anuncios

marzo 21, 2009

politewinter_telegrams

Spring can really hung you up the most.

Y si no, lo hará la alergia.

Ilustración: polite winter

venus-en-la-concha

Acabo de enterarme —con varios días de retraso— de que ha muerto Philip José Farmer, un escritor ciencia ficción escasamente conocido en España y con una de las obras más originales e irreverentes del género. He recordado que hace unos años tuve la suerte de encontrar en una librería madrileña una de sus raras ediciones en castellano, Venus en la concha (Francisco Arellano, 1977), cuya impagable cubierta podéis ver arriba. La de la ciberdiosa atravesando las nubes con nave al fondo. Aunque la de la edición original norteamericana que podéis ver abajo no le va a la zaga, incluso me resulta más entrañable en su rotunda afirmación pulp:

venus-on-the-half-shell

Ahí está todo, sí señores. El Vagabundo Espacial con su ojo parcheado, su Venus robótica, su perro y su lechuza. No se respeta del todo la descripción que se nos da de él en la novela, pero es evidente que esos calzoncillos de satén superheroico lucen más que «unos vaqueros y un jersey gris raído con coderas de cuero». Sin embargo, sí creo que podía haber dado juego el «banjo eléctrico alimentado por energía atómica» que siempre lleva consigo. En fin.

A lo que iba: he recordado la novela y, la verdad, no voy a deciros que es una de las mejores novelas de ciencia ficción que he leído. Es imaginativa y gamberra y a ratos graciosa y bastante mala. Pero lo que recuerdo con más simpatía es que el editor español se quedó a gusto —tenía que saber quién había escrito aquello, luego era un cachondo— firmando la nota biográfica sobre Kilgore Trout que abre el libro a modo de prólogo. Kilgore Trout, el personaje de ficción creado por el inmenso Kurt Vonnegut e inspirado en Theodore Sturgeon: escritor frustrado que malvivía de incursiones alimenticias en la ciencia ficción. Me refiero a Trout, pero también podría estar refiriéndome al Vonnegut o al Sturgeon de aquella época. O a Farmer. Qué se yo. Pues bien, resulta que Farmer escribió esta novela bajo el pseudónimo de Kilgore Trout, en homenaje al bueno de Kurt; y para no ser menos homenajeante, el editor español, que no hace ninguna otra referencia a Farmer salvo la que veis en la cubierta, dejó tal cual la nota biográfica sobre Trout, que no tiene desperdicio.

Se nos dice que Trout «nació en 1907 de padres americanos en la isla británica de Bermuda», y allí «estudió gramática hasta que venció el contrato de su padre con la Real Sociedad Ornitológica». Que en el momento de la publicación de Venus en la concha ha escrito ciento diecisiete novelas y dos mil relatos cortos, aunque su escasa proyección pública tiene que ver en gran medida con su desafortunada elección de editores (sic), pues recaló en un sello especializado en novelas y revistas pornográficas que «sin permiso ni conocimiento de Trout (…) editó sus novelas con portadas eróticas y utilizó sus cuentos como relleno en revistas pornográficas».

El editor remata esta nota señalando con convicción que la carrera de Trout no ha hecho más que comenzar.