abril 7, 2010

«—Comprendo (…) que no debemos coartar la imaginación de los niños y todo eso, pero lo que nadie te dice es hasta qué punto. No sé, pero me parece que puede llegar el momento en que nos hagamos cómplices de una situación artificiosa. te quiero decir con esto que si todo el mundo va por ahí aceptando cosas que no son, ¿cómo va un niño a poder distinguir lo real de lo que no lo es?
»—Cuidado, querida —le dije—, que navegas por aguas peligrosas. Todo depende de quiénes y cuántos acepten esas cosas.
»

Chocky (John Wyndham, 1968), recientemente reeditada por Minotauro. Recuerdan, ¿no?

Anuncios

3 comentarios to “”

  1. Anónimo said

    Dios mío, la había borrado de mi mente… ¿Está bien la novela?

  2. islaformosa said

    El anónimo soy yo

  3. Pablo said

    Qué pasa, Miguel. Creo que es una novelita magnífica, de una falsa sencillez que te va conquistando. Aunque puede que la nostalgia haya tenido algo que ver. Que ya vamos teniendo una edad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: